Joaquín Delgado (Ciudad Rodrigo, Salamanca, 1960), que firma sus historietas Kini, se describe a sí mismo como “el dibujante de historietas menos prolífico del mundo”.
A pesar de eso, publicó Honorato, un poteador nato (Tbeos Kopón, 1986) colaboró asiduamente en los fanzines vitorianos Copyright y Octopus y lo sigue haciendo en TMEO. También contribuyó a las ediciones colectivas Los felices 85 (1985) y 15 a la vez (1986).

Participó en las exposiciones colectivas Euskal komikiaren erakusketa. Muestra del cómic vasco (Vitoria, 1983) y Panorama del cómic en Euskadi. Gernikako III. Komiki ihardunaldiak (Guernica, 1989)

Kini fue responsable de la librería especializada Crash Cómics y coordina TMEO desde hace más de una década. Ha realizado además publicidad en prensa y dibujado carteles y portadas de discos. En sus historietas hace un uso guasón de cotidianidades y de convenciones de género. Le gusta dibujar con línea limpia, con siluetas de masa negra y tramas mecánicas o con colores planos, aunque aplica esas maneras modosas y clásicas a las burradas del humor habitual del TMEO.